Profesionalismo y seriedad que generan confianza total

Queratocono

¿Qué es queratocono?

Entendiendo su problema y conociendo las soluciones

El Queratocono es una deformidad corneal que se presenta en una persona de cada 400 a 2000 y que en ocasiones puede llevar a un severo compromiso de la agudeza visual.

No es una enfermedad especialmente común, pero tampoco es rara, y cada vez la diagnosticamos más frecuentemente y más temprano gracias a nuevas equipos de diagnóstico.

De hecho, el Queratocono es una de las causas más frecuentes de trasplante corneal alrededor del mundo, y se presenta en todas las razas y grupos étnicos.

El Queratocono es una enfermedad usualmente bilateral (90%) en la que la córnea (la parte transparente delante del ojo) pierde su forma redondeada como una bola de tennis y toma una forma irregular y abombada, más parecida a la de un huevo.

Córnea Normal

Esta parte abombada produce astigmatismo irregular y distorsión importante en la visión del paciente.  Es un proceso degenerativo, en el que la córnea se adelgaza, deforma, forma cicatrices que interfieren con la visión y produce miopía y astigmatismo importantes que afectan la visión, pero NO produce ceguera.

Córnea con Queratocono

Causas

La causa exacta del Queratocono no se conoce, pero hay varias teorías acerca de la(s) misma(s) como son:

  • Genética:  basada en la observación de que en algunos casos parece haber una asociación familiar en su presentación.
    De acuerdo con la información actual, el chance de que un familiar de un paciente con Queratocono presente la enfermedad es menor del 10%.
  • Medio-ambiental: incluye el frote (rascado) de los ojos, alergias oculares, y estrés oxidativo (estas córneas tienen menor capacidad de auto-repararse luego de un trauma)
  • Hormonal: basada en el hecho de que el Queratocono usualmente progresa en la pubertad y embarazo, y es un poco más frecuente en mujeres.

Dicho esto, la presentación de un Queratocono en una persona probablemente depende de la presentación de más de uno de los anteriores factores.

Inicio y progresión

La  historia natural de la enfermedad es así:

  • Los primeros síntomas aparecen usualmente entre los 15 y 25 años (Promedio 16 años).
  • Raramente aparece después de los 40 años.
  • Cuando progresa, lo hace por 10 a 20 años y luego se frena parcial o totalmente.
  • Su progresión puede frenarse en cualquier etapa, desde estadío  leve hasta severo.
  • Cada ojo se comporta de manera independiente.
  • Usualmente el compromiso del segundo ojo aparece unos 5 años luego del diagnóstico del primero.

Síntomas

A medida que el Queratocono progresa, las anomalías en la córnea afectan la manera en que vemos el mundo, de manera que funciones sencillas tales como manejar, ver televisión o leer un libro son cada vez más difíciles.

  • Distorsión de la visión, que ha sido descrita por los pacientes como cuando uno mira una señal de tránsito en la calle a través del limpia-brisas del carro durante la lluvia.
  • Disminución progresiva de la agudeza visual debido al astigmatismo y/o cicatrices en la córnea (necesitando cambiar frecuentemente la fórmula de anteojos o de lentes de contacto).
  • Visión borrosa.
  • Deslumbramiento y sensibilidad a la luz.

El diagnóstico:

Usualmente lo hace el oftalmólogo durante la consulta.

Entre los signos que sugieren el diagnóstico están:

  • La presencia de miopía y astigmatismo progresivos.
  • Una mala agudeza visual aún con anteojos.
  • La presencia de una córnea de espesor irregular y con otros signos característicos al examen con el microscopio del consultorio.
  • Los casos muy tempranos requieren un examen llamado Topografía Corneal Computarizada, que mide la magnitud y distribución del poder de la córnea milímetro a milímetro; los ojos con Queratocono tienen un distribución anormal y característica.
  • También se emplea un examen llamado Paquimetría, que mide el espesor de la córnea, el cual se encuentra disminuído en los pacientes con Queratocono.

Manejo:

El manejo de los pacientes con Queratocono ha cambiado sustancialmente durante los últimos años.

Antes, las únicas opciones que existían era esperar a que la enfermedad avanzara y usar  los lentes de contacto duros y luego el trasplante corneal de espesor total cuando llegase el momento de hacerlo.

Hoy en día, no sólo existen múltiples alternativas y opciones de tratamiento, sino que por primera vez podemos ofrecer a nuestros pacientes la posibilidad de FRENAR la progresión de la enfermedad.

Desde el punto de vista de corrección óptica, se comienza con anteojos para corregir la miopía y/o el astigmatismo existentes; cuando estos no sean suficientes debido a la distorsión corneal, se procede a adaptar lentes de contacto blandos con corrección para astigmatismo, o Lentes de Contacto Rígidos permeables al gas.

Desde el punto de vista de solución quirúrgica, actualmente cuando un paciente menor de 40 años es diagnosticado con Queratocono progresivo, lo primero que hacemos es ofrecerle la posibilidad de realizarse un ENTRECRUZAMIENTO DEL COLAGENO CORNEAL.

Esta es una cirugía que se realiza con anestesia tópica (gotas), y durante la cual se aplican gotas de Riboflavina mientras se irradia la córnea enferma con Luz UV durante 30 minutos.  La finalidad del procedimiento es endurecer la córnea, para que no se siga deformando.  Este procedimiento ha demostrado una alta efectividad y seguridad en diferentes estudios a nivel mundial: no sólo frena la progresión del Queratocono en la mayoría de los pacientes, sino que disminuye un poco su miopía y astigmatismo y –lo que es muy importante- mejora la calidad de la visión.

Otras opciones quirúrgicas con las que contamos hoy en día para rehabilitar satisfactoriamente a los pacientes con Queratocono son:

  • Implantación de anillos o segmentos corneales. Estos son pequeños fragmentos de PMMA que se insertan en la córnea y actúan como “muletas” estabilizándola y dándole soporte donde lo requiere.
  • Implantación de Lentes Intraoculares Fáquicos Tóricos.  Estos son unos lentes intraoculares que se insertan SIN sacar el cristalino (a diferencia de lo que se hace cuando se operan cataratas en personas mayores) y sirven para corregir tanto la miopía como el astigmatismo inducidos por el Queratocono.
  • Trasplante Corneal.  Este es otro tema que ha variado enormemente en los últimos años.  Anteriormente se hacía siempre un trasplante corneal de espesor completo, con un riesgo de rechazo del 10%; hoy en día hacemos trasplantes corneales del 98% del espesor, cuya ventaja es que NO hay rechazos del trasplante.  Los trasplantes ofrecen una excelente solución a la enfermedad, son curativos, permiten rehabilitación total, pero toman tiempo (en promedio, 18 meses) en ser funcionales.