Procedimientos quirúrgicos que impactan positivamente su salud visual

Trasplante Corneal

La córnea es la parte más anterior del ojo; es como su ventana, y es responsable de alrededor de las 2/3 partes del poder de enfoque del ojo; por esto, debe estar libre de vasos sanguíneos y de cualquier tipo de opacidad. La córnea recibe su nutrición y oxigenación fundamentalmente de la lágrima, y se puede dañar bien sea por enfermedades propias de ella, infecciones o por trauma; al lesionarse, aparece cicatrización que conlleva opacidad y deterioro de la visión. Cuando la visión se afecta significativamente, se recomienda realizar un Trasplante de Córnea, con la finalidad de restaurar la transparencia del sistema óptico del ojo; a diferencia de lo que la mayoría de la gente cree, no se trasplanta toda la cornea, sino su centro (8.5 mm de un total de 12.0 mm de diámetro de una córnea normal).

El trasplante de córnea es el trasplante más realizado a nivel mundial, y se hace desde hace varias décadas (obviamente la técnica ha venido evolucionando en todo ese tiempo) con excelente resultados; siendo un tejido extraño al organismo, siempre hay un riesgo de rechazo, que en general es de un 5 a un 8% y la mayoría de las veces se puede controlar satisfactoriamente con tratamiento médico.

En general –independiente del tipo de trasplante corneal que se realice- el resultado es muy satisfactorio y se logra el objetivo buscado en un gran porcentaje de los pacientes.

Los trasplantes de córnea se hacen por diferentes motivos:

  • Finalidad Óptica. Para mejorar la calidad óptica de la córnea y mejorar la visión del paciente, como en casos de Queratocono, Ectasias luego de Cirugía Refractiva o cicatrices luego de infecciones o traumas pasados; esto es, para lograr un mejor enfoque del ojo.
  • Finalidad Reconstructiva. Para salvar un ojo perforado, como en casos de trauma o infecciones severas que perforan la cornea y exista el riesgo de que el ojo se vacíe y se pierda la visión
  • Finalidad Terapéutica. Para rehabilitar el ojo en situaciones donde la córnea tiene una enfermedad que no responde al tratamiento médico tal como queratopatía bullosa, distrofias corneales, etc.

Hoy en día realizamos varios tipos de trasplante corneal, dependiendo de la enfermedad presente, de manera que los trasplantes pueden ser:

  • PENETRANTE: se trasplanta el 100% del espesor de la córnea.
  • LAMINAR PROFUNDO: se trasplanta el 99% del espesor anterior de la córnea, pero se deja la capa posterior del mismo paciente para evitar rechazos al trasplante en el futuro.
  • ENDOTELIAL: se trasplanta únicamente la capa posterior (1%) del espesor de la córnea, de manera que se reemplaza el tejido dañado sin necesidad de suturas ni riesgo de apertura traumática del ojo.
  • MARGINAL: se realiza en una área pequeña de la córnea enferma del paciente, en el borde; puede ser de espesor total (penetrante) o parcial (laminar).
  • CORNEA ARTIFICIAL o QUERATOPROTESIS.  Se reserva para córneas más enfermas en las cuales han fallado varios trasplantes previos o hay enfermedades de base que implican un mal pronóstico para un trasplante convencional.
Antes de la cirugía
Después de la cirugía