Procedimientos quirúrgicos que impactan positivamente su salud visual

Queratoplastia laminar profunda

Queratoplastia laminar profunda (trasplante corneal de espesor parcial)

La QUERATOPLASTIA LAMINAR PROFUNDA es un tipo de trasplante corneal más selectivo y complejo técnicamente que se viene realizando hace unos pocos años en algunos centros a nivel mundial.

Es una implementación muy ingeniosa sobe la queratoplastia penetrante, ya que en esta cirugía NO se trasplanta el 100% del espesor corneal, sino aproximadamente el 98-99% dejando el 1-2% posterior de la córnea propia del paciente

Esta diferencia, aunque aparentemente despreciable, se traduce en una enorme ganancia para el paciente:

– Se evitan los rechazos corneales

– La necesidad de usar cortisona en el post-operatorio se reduce en un 80%

– El riesgo de ruptura del ojo con un trauma días o años luego de la cirugía es mínimo

Se usa en todas las enfermedades que afectan la parte anterior de la córnea del paciente; es más razonable, pues se cambia sólo lo que está mal. Desafortunadamente no se puede utilizar en todos los casos; en particular, no se puede utilizar en casos en los que hay ruptura de la córnea del paciente o en casos donde la capa dañada en la córnea del paciente es la capa más posterior (el endotelio) pues ésta precisamente es la que se deja en este tipo de trasplante.

La sutura que se utiliza para unir la córnea donante con la del paciente es aproximadamente de la mitad del espesor de un cabello.

La córnea donante ha sido obtenida previamente de un banco de ojos legalmente autorizado por las autoridades sanitarias, y ha sido estudiada para que cumpla con los requisitos necesarios y no tenga ningún daño pre-existente.

La cirugía se realiza con anestesia general, de manera ambulatoria (no hay que dormir en la clínica), y el ojo permanece ocluido únicamente 24 hrs después de la cirugía: luego de este tiempo queda permanentemente destapado, con la única limitación de no mojarse ni rascarse el ojo por unas semanas.

La velocidad de recuperación de la visión es muy variable entre paciente y paciente. Al cabo de 8 meses se comienzan a retirar las suturas poco a poco, de manera que aproximadamente a los 18 meses el ojo está sin suturas y rehabilitado.

Antes de la cirugía
Después de la cirugía