Procedimientos quirúrgicos que impactan positivamente su salud visual

Resección corneal en creciente

Resección corneal en creciente para control de astigmatismo post-queratoplastia

La RESECCIÓN CORNEAL EN CRECIENTE es una cirugía de altísima precisión realizada en pocos centros a nivel mundial debido a su nivel de dificultad quirúrgica.

Cuando se tiene un entrenamiento adecuado y experiencia suficiente, los resultados son muy satisfactorios.

Esta es una cirugía que se reserva para pacientes que presentan un astigmatismo muy elevado luego de un trasplante corneal , y que no les permite ver bien ni siquiera usando gafas o lentes de contacto.

En general se recomienda para pacientes que tienen un astigmatismo mayor de 6 dioptrías luego de un trasplante corneal, que no pueden o no desean utilizar lentes de contacto rígidos, y cuya visión corregida es menos que óptima.

El procedimiento se hace por lo menos 6 meses luego de haber retirado todos los puntos del trasplante corneal.

Se realiza en un quirófano, bajo anestesia general (esto debido a la precisión requerida en las medidas y corte a realizar), el procedimiento toma aproximadamente 45 minutos, y es ambulatorio.

Luego de operado, el ojo permanece ocluido por 24 hrs, al cabo de las cuales se destapa, y se inicia un manejo con gotas de antibiótico y antiinflamatorio durante un tiempo variable.

Los puntos que se colocaron en cirugía (cinco puntos) se comienzan a retirar a los 3 meses para modular la cicatrización y controlar el astigmatismo residual.

En general el resultado de la cirugía es muy satisfactorio, lográndose una reducción del astigmatismo entre un 70 y un 90%, y consecuentemente una mejor visión corregida.